jueves, 14 de enero de 2010

Impotencia

Escribir, las palabras,
en tanto impotencia,
no son más que actos de autocomplacencia,
esfuerzos estériles de regeneración,
porque la vida jamás se alínea
tral el sentido ordenador
que un código antropológico le pretende conferir,
solo arabescos fatuos,
recurso desesperado del alma
que conciente del caos al que pertenece,
intenta sublimar su experiencia degradatoria
en un espacio acotado que le brinde
la inmovilidad de la comprensión y la eternidad,
que le son vedadas como sustancia.

2 comentarios:

Carolina dijo...

Entiendo perfectamente a qué te referís cuando nombrás los "esfuerzos estériles de regeneración". Hace meses que intento encontrar las palabras adecuadas para darle cuerpo lingüístico al vacío que me aqueja mas no hay vocablo que abarque la desesperación, frase que contenga lo infinito de la idea.

Ale dijo...

Caro, un honor que ud. pase por aquí, salu2!